Dietética y nutrición

Para obtener un cuerpo saludable es necesario mantener una dieta equilibrada.

Acude a un experto.Es normal que al principio no sepas cuánto peso debes perder, qué debes comer y cómo puedes hacer para integrar buenos hábitos alimenticios a tu rutina diaria, por ello es necesario acudir a un experto.

Haz cinco comidas al día.Es muy frecuente saltarse el desayuno o cenar sólo una pieza de fruta, por ejemplo, y esto no es bueno ni efectivo. Cuando comemos, el organismo se pone en marcha y quema calorías, asimismo, hacer varias ingestas a lo largo de la jornada nos permite no pasar hambre y evitar tentaciones.

Escribe un diario sobre lo que comes, es un ejercicio de autocontrol de nuestros hábitos alimentarios para que sepamos qué estamos haciendo bien o mal a la hora de llevar una dieta equilibrada.

Planifica con anterioridad lo que vas a comer. Eso evitará que vayas directo a la sección de comida ràpida.

Comer debe ser un ritual. Pon la mesa, siéntate, sirve los platos, mastica bien los alimentos… normas que deberían ser obligatorias, pero que muchas veces son imposibles debido al ritmo de vida y trabajo que llevamos.

La técnicas de cocinado que no añaden grasas y conservan los nutrientes son tan importantes como los alimentos que ingerimos.

Aprender a comer. Llena tu nevera de pescado, verdura y fruta de temporada, cereales integrales, agua, legumbres, frutos secos, aceite de oliva, carne magra.

En definitiva, diseña un tipo de alimentación sana, pero saciante.  Beber agua antes de las comidas nos ayuda a estar hidratados, eliminar líquidos y nos quita algo de apetito. Cambiar los productos refinados por los integrales nos proporcionará más vitaminas, minerales, antioxidantes y más salud, ya que son ricos en fibra y eso nos sacia y nos ayuda a regular el tránsito intestinal. Si te gusta el dulce, escoge las opciones sin azúcares, con edulcorante (estevia, azúcar de abedul) y el chocolate de más del  70% de cacao.

Si te entra hambre entre horas, toma una pieza de fruta o un yogur vegetal, una infusión, una barrita energética, verduras crudas… Hay muchas opciones adecuadas para matar el gusanillo que surge entre horas y que no nos aportan demasiadas calorías.

El desayuno, la comida más importante. Esta comida es importante porque rompe el ayuno, contribuye en nuestro rendimiento físico e intelectual, nos permite una correcta distribución de las calorías a lo largo del día y le aporta a nuestro organismo vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, así como nutrientes importantes para nuestra salud.

Haz una cena ligera. La cena debe ser menos contundente que la comida, Para una mejor digestión, cena al menos dos horas antes de acostarte.

Practica ejercicio a diario. Quemar calorías regularmente caminando simplemente o realizando algún deporte ayuda a regular la relación entre lo que se come y lo que se desgasta para controlar el peso. La actividad física sirve para quemar las calorías que sobran y ayuda a convertir en músculo la grasa acumulada.

La manera más adecuada de perder peso y situarlo en unos valores saludables consiste en adoptar una serie de hábitos que nos lleven a comer de manera sana, variada y equilibrada, realizar actividad física y tener paciencia. Se trata de un contrato vitalicio, dichos cambios deberán permanecer para siempre, solo así funcionará nuestro plan.


image-647837-dietetica.jpg
Dietética y nutrición